Usar bien la palabra de verdad

Saber usar bien la palabra de verdad es uno de los desafios que tenemos en la actualidad. Un gran problema que hay en la iglesia en general es que tienen una Biblia muy grande y no saben cómo usarla. Entonces, cuando creen y dicen que la Biblia es la palabra de Dios, están diciendo que todo está en el mismo nivel de importancia. Todo es la Santa Biblia, lo sagrado, pero no saben cómo usarla.

Pablo le dice a Timoteo que como obrero aprobado use bien la Palabra, que trace bien la enseñanza, que pueda marcar las cosas fundamentales, los temas principales.

«Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.» (2 Tim 2.15)
«...que maneja con precisión la palabra de verdad.» (LBLA)

Este es un gran problema que hay, en general, en la iglesia. Por eso hay tanta mezcla. Por eso hay cosas que no son verdaderamente importantes y la gente va detrás de esas enseñanzas. Para destacar, en nuestros días hay mucho devocional y pocos objetivos claros. No hay una misión clara en la iglesia. Se trata de estar, de permanecer, sobrevivir, pero sin objetivos concretos.

Una de las cosas que hemos aprendido es que, por supuesto, la Biblia contiene la palabra de Dios, pero no todo es palabra de Dios. En la Biblia hay historias, relatos, hay palabras de otras personas también, hasta el diablo habla en la Biblia. Por supuesto, La Biblia es inspirada por Dios, como dice el apóstol Pablo a Timoteo:

Usar bien la palabra de verdad
«Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.» (2 Tim 3.16-17)

Lo importante es que tenemos que saber distinguir entre una cosa y otra. Y esto es lo que en general no encontramos mucho hoy en la iglesia. Se mete toda la Escritura en un mismo nivel de importancia. Y no se distingur entre lo fundamental y lo secundario, entre los principios absolutos y las prácticas relativas. Por eso como le dice Pablo a Timoteo debemos saber marcar, debemos saber trazar la palabra de verdad. Debemos saber manejar con precisión la palabra, usar bien la palabra de verdad.

Deja un comentario