La Unidad de la Iglesia

La Unidad de la Iglesia – 1

Un Solo Cuerpo, Una Sola Familia

Mucho se habla acerca de la unidad de la iglesia y poco se comprende su verdadero significado.

Unidad de la Iglesia

La iglesia es el cuerpo de Cristo y familia de Dios. Esto es revelación del Espíritu Santo, es palabra de Dios, de ninguna manera esto es alegórico, figura o simbolismo. Cuántas veces pretendemos comprender las cosas de Dios humanamente y las encasillamos según nuestro parecer humano y carnal. Por el contrario, lo que estamos diciendo es una realidad espiritual. Como iglesia somos cuerpo de Cristo y familia de Dios. Un solo cuerpo, una sola familia, una sola iglesia.

Conociendo nuestra humanidad y carnalidad, Jesús se preocupó en dejarnos mandamientos claros acerca de nuestra unidad.

«Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.» (Jn 13:34-35)

Aun mas, Jesús oró fervientemente al Padre por nuestra unidad.

«...Padre santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean uno, así como nosotros.» (Jn 17.11)
«Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellossean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste. La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado.» (Jn 17:20-23)

La unidad es un hecho espiritual, pero a la vez es algo que debemos edificar y guardar, tal como el Señor nos manda.

«...solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz.» (Ef 4.3)

El Nuevo Mandamiento

«Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros.» (Jn 13.34)

El nuevo mandamiento es que nos amemos unos a otros como Jesús nos amó. Tal como lo expresa Efesios 5.25 «…así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella…»

cross-pierced-hand

Pues, de la misma manera como Cristo nos amó. Deberíamos reflexionar profundamente acerca de la forma y la intensidad con que Cristo nos amó, luego sabremos cómo debemos amarnos unos a otros. Cristo se entregó totalmente por amor a nosotros, se negó a sí mismo, soportó, sufrió Padeció hasta la muerte por amor. No recriminó, no se defendió, no se justificó, no se excusó… antes, calló por amor (Sof 3.17). De esta misma manera, como Cristo nos amó, así debemos amarnos los unos a los otros. Así llegaremos a ser perfectos en unidad, pues, el amor es el vínculo perfecto.

«Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto.» (Col 3.14)

El perfecto amor, descripto en 1 Corintios 13, es el vinculo perfecto que nos une como iglesia.

Temas relacionados

Deja un comentario