Andar en el Espíritu

Las opciones en nuestro vivir diario son dos, satisfacer nuestros propios deseos o andar en el Espíritu, ser guiados por Él.

«Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis. Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley.» (Ga 5:16-18)

Andar, manifestando el fruto

Hay un fruto. esto es algo que manifiesta cierta madures. Un provecho que es producido. es una utilidad que se consigue como resultado de algo.

«Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.» (Ga 5.22-23)

Algunos al hablar o meditar sobre el fruto, concluyen que no tienen o les falta “algunos” de estos “frutos” y que deben esforzarse mas en alcanzarlos. ¡Qué inocencia! ¡Cuánta confusión! Para comenzar no son los frutos, sino el fruto. Y no es el fruto del creyente, sino el fruto del Espíritu Santo. Este fruto se manifiesta en la vida de un discípulo cuando este vive en plena comunión con Dios. Ya que nos es el fruto del discípulo que este pueda conseguir con su propio esfuerzo.

Andemos conforme al Espíritu

Andar en el Espíritu
«Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu» (Ga 5.25)
«...no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.» (Ro 8:4)
«...porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis.» (Ro 8.13)

Andar o vivir conforme a algo o alguien es vivir acorde con, unido con, correspondido con, de la misma manera que, ajustado a, con la misma forma de, de un mismo parecer a, igual a… ese algo o esa persona. Esto mismo se aplica en nuestra relación con Dios.

Un Estilo de Vida

Todo esto que estamos mencionando es también un estilo de vida, es servir bajo un nuevo régimen.

«...de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra.» (Ro 7:6) 
«...hemos quedado libres de la ley, a fin de servir a Dios con el nuevo poder que nos da el Espíritu…»  (NVI) 
«...de modo que sirvamos en la novedad del Espíritu...» (LBLA)
«Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.» (Ro 8:1)

Una Forma de Pensar

CAM

Los Pensamientos

También esto es una forma de pensar, pues los que son del Espíritu piensan en las cosas de Él. Y de esta manera es también una militancia.

«Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu.» (Ro 8:4)
«Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.» (Fil 4:8)
«No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.» (Ro 12:2)
«Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo,» (2 Co 10:3-5)

¿Qué es vivir en el Espíritu? 

No es andar flotando en una nube. Es vivir bajo su gobierno, bajo su dirección, es vivir siendo guiados por Él. Vivir con Él y vivir para Él. Es ocuparse de Él como persona y como Dios. Es una relación íntima y diaria con una de las personas de Dios, es tener comunión con Él. Definitivamente es una vida en plenitud, una vida en abundancia.

«Y los discípulos estaban llenos de gozo y del Espíritu Santo.» (Hch 13:52)

Temas relacionados

Deja un comentario