Sagradas Escrituras

¿Existe alguna diferencia entre las Sagradas Escrituras y la Palabra de Dios?

 
Pablo declara en 2 Timoteo 3.16-17
 
«Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para reargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que le hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.»
 
Las Sagradas Escrituras son los registros fidedignos y divinamente inspirados de la Historia de la Salvación. Abarca la creación, los orígenes de la humanidad, la historia del pueblo de Israel, la venida de Cristo, y el surgimiento de la iglesia. Su valor trascendente es que en sus escritos narrativos, poéticos, proféticos, testimoniales y epistolares, están registradas las PALABARAS DEL SEÑOR. La Palabra de Dios, por ser la expresión del Dios absoluto, es absoluta e inmutable. La Biblia nos comunica de modo fiel e inmutable la Palabra del mismo Dios. 
  
En las Sagradas Escrituras  encontramos dos tipos de Palabras de Dios:
 
  1. Las que Dios habló a individuos o pueblos en circunstancias particulares, a las que podemos llamar PALABRA CIRCUNSTANCIAL Y PARTICULAR.  
  1. Las Palabras de Dios para todas las personas de todos los tiempos y lugares, a las que llamamos PALABRA UNIVERSAL Y ETERNA.

 

Esa palabra UNIVERSAL Y ETERNA es el LOGOS DE DIOS, ES CRISTO. La Palabra Universal y Eterna está formada por el KERIGMA y la DIDAKÉ. 
 
(Enseñanza dada por Jorge Himitian)

Deja un comentario