Iglesia: ¿Organización u Organismo?

¿Es la iglesia una organización? ¿O un organismo vivo? Para comprender mejor a que nos estamos refiriendo haremos bien en entender y diferenciar estas dos palabras.  

Organización:

(RAE), Asociación de personas regulada por un conjunto de normas en función de determinados fines. 

(Wikipedia), Grupo social compuesto por personas, tareas y administración, que forman una estructura sistemática de relaciones de interacción, tendientes a producir bienes y/o servicios para satisfacer las necesidades de una comunidad dentro de un entorno y así poder satisfacer su propósito distintivo que es su misión. 

Organismo:

(Según la RAE), Ser viviente. 

Organización

Organizacional religiosoA lo largo de los siglos, la iglesia católica, la ortodoxa, las iglesias protestantes y otras denominaciones evangélicas, han descansado y se han sujetado a su estructura organizacional. Fieles a ellas logran mantener un “orden institucional”. Algunos alcanzan un grado máximo desarrollando distintos departamentos de servicio para alcanzar a la sociedad en la que se encuentran.

Estas en su mayoría están muy sujetas y dependientes de sus propias tradiciones y estructuras. Alimentando liturgias y formas de gobierno que muy poco tienen que ver los propósitos originales de Dios establecidos con tanta claridad en las Escrituras. No pocas veces basan sus formas y costumbres en algún pasaje bíblico sacado de contexto. Y otras veces basados simplemente en sus fuertes tradiciones sin poder presentar base escritural alguna.

Entre las iglesias evangélicas, en la actualidad, hay un fuerte mover de mega-iglesias que cuentan con un carismático predicador y muchas actividades con invitados famosos del mismo ambiente, manteniendo a sus feligreses medianamente contentos de estar allí, pero que nunca alcanzan la madurez espiritual. Se constituyen en oidores y receptores de sermones, como así también de recitales musicales, en lugar de ser hacedores y fuente de salvación. Teniendo como resultado una iglesia mas estática y pasiva. Aunque esto en menor medida, también ocurre en las congregaciones mas pequeñas.

Algunas de ellas mantienen una estructura religiosa muy estática y rígida, manteniendo distintas clases sociales dentro de su membresía. Especialmente alimentan una clase clerical y otra de laicos. Una clase del liderazgo y otra de participantes receptores. Estas, mayormente, practican una forma de gobierno controlador.

Otras, haciendo halagos de cierta modernidad, adoptan formas de gobierno empresariales. Aunque también mantienen una diferencia de clases, intentan ser participativas y democráticas. Estas suelen ser mas permisivas y liberales.

Tanto unas como otras, mantienen una estructura piramidal y/o verticalista. Y sustentan un liderazgo jerarquizado, que muchas veces son poco accesibles para el resto de los miembros. Con procedimientos politizados, dejan poco espacio al liderazgo vivo y real del Espíritu Santo, aunque algunos mas espirituales, piden la bendición de Dios sobre sus propios planes y proyectos.

 

Un Ser Viviente 

Iglesia VivaPor el contrario, la iglesia de Jesucristo, según el propósito de Dios establecido desde antes de la fundación del mundo, es una verdadera hermandad, la familia de Dios y pueblo de Dios. La Eklessía, es la asamblea de los discípulos, pero no asamblea como como un órgano político, sino como congregación, es la re-unión, la unidad de los hijos de Dios. Lamentablemente todas estas palabras se han desvirtuado de su significado original por la mala práctica en la cultura tradicional religiosa, incluida la misma evangélica.

La iglesia de Jesucristo es la comunión (Koinonía: comunión, comunidad, sociedad) de los santos.

Entonces la iglesia es la comunidad de discípulos, consagrados y comprometidos por el pacto de la cruz, que “viven” el reino de Dios. Es el cuerpo de Cristo, un cuerpo vivo, dinámico y activo. Está en continuo movimiento y continuo crecimiento. Todos sus miembros funcionan. De ninguna manera es un cuerpo inmóvil y pasivo.

Este cuerpo tiene una sola cabeza y es Cristo. No tiene muchas cabezas sino solo una. La forma de gobierno establecido para la iglesia de Jesucristo no es ni controlador, ni democrático. El modelo de gobierno es absolutamente teocrático. Y la estructura es relacional horizontal. Miembros unidos en relaciones definidas y concretas, unos enlazados a otros, como los miembros del cuerpo humano unidos por sus coyunturas y ligamentos.

No hay muchas clases sociales, ni siquiera dos. Todos los discípulos somos iguales delante de Dios, pues, Él no hace acepción de personas. Sí, hay distintas funciones, pero las funciones no son cargos. El Señor nos enseñó que entre nosotros el que quiera ser mayor deberá ser siervo de todos.

Pues, entonces, la iglesia poco tiene que ver con liturgias, tradiciones y formalismos. Nunca el Señor y los apóstoles enseñaron sobre formas de liturgia, por el contrario enseñaron sobre cómo vivir en el reino de Dios, cómo relacionarnos unos con otros. Cómo debemos comportarnos y cómo debemos ser luz sirviendo a nuestra generación.

El Señor practicaba su ministerio en constante movimiento: “yendo“, y nunca estableció reuniones de evangelismo ni de discipulado (Mt 10.7-8).

A diferencia del Templo actual, en la iglesia primitiva su vida no se realizaba adentro, pues la iglesia no tenía un templo físico, la vida de la iglesia se manifestaba afuera. Y más aun… se movía, como un real organismo vivo.

El Espíritu Santo está activo en medio de la iglesia, y es quien le da la vida real, quien guia y dirige los pasos de ella.

 

firmvi

 

 

 

Deja un comentario